Tipos de bolsas para envasar al vacío: características y ventajas

Productos

Las bolsas para envasar al vacío están de moda tanto en entornos industriales como en hogares. La clave de su popularidad está en sus ventajas, que derivan directamente de las características destacadas de estas herramientas para la conservación eficaz de alimentos. ¿Quieres saber cómo funcionan y de qué manera puedes aprovechar sus ventajas? A continuación tienes todas las claves.

Cómo funcionan las bolsas para envasar al vacío

Las bolsas para envasar al vacío se usan como un sistema de conservación de alimentos frescos, con la ventaja de que es posible mantenerlos durante más tiempo que con otros recursos. Al eliminar el aire de la bolsa que contiene los alimentos, se crea un ambiente que impide el crecimiento de bacterias y moho, con lo que se puede prevenir el deterioro durante más tiempo.

Además, las bolsas para envasar al vacío se pueden usar para proteger artículos de la humedad y los daños, con lo que es posible sacarle mucho más partido. Para utilizar este sistema necesitaremos las bolsas gofradas o convencionales; y una máquina para envasado al vacío.

Proceso para envasar alimentos al vacío

  1. Usa las bolsas para envasado al vacío del tamaño adecuado. Debe ser lo suficientemente amplia para contener los artículos que queremos conservar.
  2. Coloca los alimentos en la bolsa dejando un pequeño espacio en la parte superior para que el aire pueda salir correctamente.
  3. Sella la bolsa. La mayoría de las máquinas tienen una barra de sellado que lo hace automáticamente.
  4. Coloca la bolsa sellada en la cámara de vacío de la máquina y cierra la tapa.
  5. Activa la máquina para que aspire el aire. En este punto la máquina sellará la bolsa de forma segura.
  6. Retira la bolsa y guárdala en el lugar que corresponda para su perfecta conservación.
También te puede interesar leer:  Importancia del packaging alimentario: diseño atractivo, funcional y sostenibilidad del envasado

Las dos claves para que el proceso salga a la perfección son usar bolsas de alta calidad y no llenarlas demasiado. Recuérdalo a la hora de hacer la compra de tus bolsas para envasar al vacío.

Cuáles son los tipos de bolsas que existen para envasar al vacío

Las bolsas para envasar al vacío gofradas y las bolsas convencionales son los dos principales tipos que encontramos para aprovechar este sistema de conservación de los alimentos. Las bolsas gofradas cuentan, a diferencia de las tradicionales, con una superficie rugosa que es conocida como panel de abeja.

La bolsa gofrada es la más común en los hogares ya que cuenta con características muy ventajosas para los consumidores particulares. Permiten un perfecto aislamiento de bacterias, partículas nocivas y otros agentes externos peligrosos; al mismo tiempo que son muy asequibles, lo que permite doblar el ahorro. Son reconocidas por su exquisita calidad y resistencia.

Qué ventajas ofrece el envasado al vacío con bolsas gofradas

Las bolsas gofradas para envasar son cada vez más utilizadas en charcuterías, carnicerías y caterings. La razón de su creciente popularidad se encuentra en su lista de ventajas características:

  • Garantiza una mejor conservación de los alimentos, por lo que son seguras.
  • Son resistentes a grandes cambios de temperatura: desde grados bajo cero hasta temperaturas por encima de los 80ºC.
  • Son polivalentes y sirven para conservar tanto alimentos como otros contenidos.
  • Son fáciles de almacenar y transportar, evitando el riesgo de contaminación o incluso la pérdida de sus propiedades características.
  • Las bolsas gofradas, como material, son higiénicas y garantizan un ambiente estéril.
  • Los productos se pueden consumir tan pronto se abra el envase.
  • Son muy fáciles de utilizar. Solo se requiere una máquina de vacío sencilla.
También te puede interesar leer:  ¿Cómo funcionan las sillas salvaescaleras?

Para quién son las bolsas para envasar al vacío

Las bolsas gofradas se suelen utilizar principalmente en los hogares, pero también las podemos ver en algunos productos que compramos en grandes almacenes de manera habitual;  prueba de su gran calidad. Sin embargo, muchas personas pueden beneficiarse de sus ventajas. Los cazadores las encuentran muy útiles para envasar al vacío las piezas y poderlas consumir a lo largo de los meses. Este es solo un ejemplo de uso, ya que existen miles más.

Las bolsas para envasar son la solución perfecta para las personas que quieren mantener las propiedades de los alimentos conservados, garantizando el ahorro y también la salud. Otros artículos comunes del hogar se mantienen protegidos de la humedad y otros factores de deterioro gracias a esta solución, por lo que cada día están más presentes en los hogares españoles, además de empresas y otros colectivos que encuentran en su lista de características el aliado perfecto para la conservación de todo tipo de alimentos.

Comparte este artículo:
Pin Share

Deja una respuesta