Alfombras de vinilo, las alfombras que te quitan preocupaciones

Productos

En los hogares de hoy en día no estamos para más preocupaciones de la cuenta. Que ya tenemos suficientes en el trabajo, en el colegio de los peques, en llegar a fin de mes y al ver el telediario.

Por eso queremos alfombras prácticas, que nos ayuden en el día a día y que no formen parte del problema, sino de la solución.

Dentro de las muchas familias de alfombras que existen, hay una que se destaca por su facilidad para quitarte preocupaciones: las alfombras vinílicas, especialmente las de vinilo trenzado.

Mucha gente todavía no las conoce y por eso hay incluso quien tiene cierta reticencia hacia ellas. Pero esas reticencias caen por su propio peso en cuanto las conoces.

Porque basta conocerlas para darse cuenta de que no solo sirven para toda la casa, sino que, sobre todo, nos hacen la vida más fácil y nos quitan preocupaciones.

¿Cómo son las alfombras de vinilo trenzado?

Las alfombras de vinilo trenzado son finas, planas y estables y quedan completamente pegadas al suelo.

Están confeccionadas con una capa de fibras vinílicas trenzadas superpuestas a una base de goma antideslizante, formando una alfombra muy fina (solo 3 mm de grosor) y lisa, con apenas una ligera textura propia del trenzado.

Como no acumulan polvo y son muy fáciles de limpiar, incluso con fregona, su mantenimiento es prácticamente inexistente: son alfombras de colocar en el suelo y olvidarse.

También te puede interesar leer:  Descubre los mejores purificadores de aire

Están indicadas para todo uso, incluyendo el trote duro, el uso intenso, las sillas con ruedas, y también para uso en terrazas y exteriores.

Despreocúpate del mantenimiento

Las alfombras vinílicas te permiten olvidarte del mantenimiento de la alfombra. Simplemente la colocas, le pasas la aspiradora o la fregona, y se acabó.

No más preocupaciones de si los niños la van a manchar con los zapatos llenos de barro; si el perro se va a revolcar sobre ella recién llegado de la calle o si quedará rastro de la alfombra después de la fiesta de cumple de los peques.

Tampoco tendrás que pensar en tintorerías, porque las tintorerías y las alfombras de vinilo viven en mundos paralelos que nunca se encuentran.

Tampoco tendrás que preocuparte de que las personas mayores puedan tropezar, o de que las alfombras acumulen polvo que pueda perjudicar a personas alérgicas.

Y si a alguien se le cae la tostada en la alfombra (por supuesto, con la mermelada hacia abajo, como manda la Ley de Murphy), lo resolverás, en lugar de un ataque de nervios, con una esponja y un paño húmedo.

¡… Y además, decora de la mejor manera!

Sí, vale… todo eso está muy bien, pero es que yo quiero decorar con las alfombras, que sean modernas, molonas y acogedoras.

También te puede interesar leer:  ¿Qué son los semiconductores?

Pues sin problema. Porque hay texturas, colores y acabados de alfombras vinílicas para todos los gustos y para todos los ambientes.

Son alfombras cálidas, elegantes y modernas tanto para salones, dormitorios, pasillos, cocinas y cualquier lugar de la casa que se te ocurra. ¡Ya no hay excusa!

Comparte este artículo:
Pin Share

Deja una respuesta