La informática forense: una ciencia cada vez más demandada

Avances tecnológicos

El siglo XXI viene marcado por ser la era digital, en el que la tecnología y el uso de Internet y dispositivos en todos los aspectos de nuestra vida  es una realidad muy presente, ya sea en el trabajo, en el ocio o en nuestras finanzas.

En muchos casos necesitamos acudir a procesos judiciales para defender nuestros intereses, ya sea por el ataque a nuestros dispositivos o por la necesidad de utilizar la información en ellos contenidos en un pleito.

Es en este contexto donde surge la figura del peritaje informático, desconocida por muchos, pero imprescindible cada vez en más casos.

¿Qué es la informática forense?

En el ámbito del Derecho es común valerse de instrumentos de prueba, que se basan en datos contenidos en soporte digital o relativos a tecnologías e informática. Esto hace necesario en muchos casos la intervención de un experto en la materia: el perito informático.

Esto hace que tanto particulares como empresas necesiten acudir a estos expertos, que cuentan con un laboratorio de informática forense con las herramientas más actualizadas en materia de informática forense. A través de ellas, consiguen obtener la información necesaria para la elaboración del informe que se aportará como prueba en el procedimiento judicial.

Una vez se haya realizado ese informe por parte de un perito informático, se podrá utilizar como medio de prueba en un proceso judicial. Con esto, tratará de hacer valer sus pretensiones y demostrar la veracidad de lo que defiende o la inexactitud de lo sostenido por la parte contraria.

¿Cuáles son las aplicaciones de la informática forense?

La tarea del perito informático forense es exponer de forma clara y sencilla al Juez diversas cuestiones que pueden ser objeto de prueba en un pleito, con la finalidad de demostrar a éste la veracidad o falsedad de lo manifestado y aportado en el procedimiento por las partes.

También te puede interesar leer:  Texto a voz y voz a texto con inteligencia artificial

De esta forma, el Juez, que conoce de Derecho pero no sabe de informática, podrá conocer la realidad de lo expuesto por las partes gracias a la ayuda de un experto. Así, podrá emitir una sentencia con base en hechos objetivos y respaldados por el informe pericial.

En definitiva, la informática forense es una ciencia con cada vez más implicaciones en la resolución de controversias en sede judicial como, por ejemplo:

  1. Falsedad o veracidad de los datos aportados en ficheros informáticos y si éstos han sido manipulados o no.
  1. Autenticidad e integridad de conversaciones (y contenido de las mismas), mantenidas por correo electrónico, mensajería electrónica, WhatsApp y otros medios, así como de los ficheros adjuntos remitidos.
  1. Análisis y peritajes de teléfonos móviles para determinar la existencia de malware (virus), o certificar la veracidad o manipulación de los elementos que contiene, desde fotos y vídeos a audios o mensajes.
  1. Peritaje sobre sistemas en la nube de almacenamiento de datos, analizando los datos que quieran ser objeto de prueba y que se hallen almacenados en estos sistemas en línea.
  1. Informes periciales sobre suplantación de identidad en línea, creación de páginas webs falsas o intentos de estafas valiéndose de datos de particulares o empresas.
  1. Peritaje en materia de criptomonedas, con el que acreditar el acceso indebido a wallets, estafas o robos de estos activos informáticos.
También te puede interesar leer:  El gran salto tecnológico del 5G

En definitiva, tanto particulares como empresas han aumentado su demanda para contratar los servicios de un perito informático, con el que poder aportar informes legítimos sobre distintas implicaciones relacionadas con el uso de las nuevas tecnologías.

Comparte este artículo:
Pin Share

Deja una respuesta